728 x 90

Cuida la piel de tus niños este verano con estos consejos expertos

Protección solar Pixabay

La llegada del verano trae consigo la emoción de actividades al aire libre, pero también plantea la necesidad imperante de cuidar la piel de los niños. Las Dras. Michelle Robles y Claudia Moreno, dermatólogas de Clínica INDISA, comparten cuatro consejos fundamentales para garantizar una piel sana durante la temporada primavera-verano.

Con el inicio del periodo estival, es crucial prestar atención a la protección de la piel infantil. Los consejos proporcionados por las dermatólogas ofrecen medidas preventivas efectivas que los padres pueden implementar desde ahora para asegurar un verano sin problemas cutáneos.

La exposición a los rayos UV y las altas temperaturas durante el verano puede ser perjudicial para la piel de los niños. La protección adecuada se vuelve esencial para evitar quemaduras y otros efectos nocivos a corto y largo plazo, como el riesgo de cáncer de piel.

Consejos de las expertas:

  1. Uso de ropa con filtro UV: Optar por ropa con filtro UV es una medida efectiva para proteger a los niños de la radiación solar. En ausencia de esta, las prendas de colores oscuros actúan como una barrera más eficaz contra los rayos UV que los colores claros.
  2. Bloqueador solar diario: La aplicación diaria de bloqueador solar con un factor de protección 30 o 50 es esencial. Se recomienda aplicarlo 30 minutos antes de la exposición al sol, y en el caso de protectores resistentes al agua, tener en cuenta que su efectividad comienza 45 minutos después de la aplicación inicial.
  3. Secado con toalla: Después de salir del agua, secar a los niños con una toalla y volver a aplicar protector solar es clave. Secarse al aire libre puede hacer que las gotas de agua reflejen los rayos solares, aumentando el riesgo de daño en la piel.
  4. Uso de anteojos de sol: Aunque pueda parecer inusual, los ojos infantiles son más sensibles a la luz solar. El uso de anteojos de sol protege los ojos de la radiación solar, previniendo posibles problemas de visión.

La Dra. Michelle Robles destaca la importancia de buscar atención médica inmediata en caso de quemaduras solares, especialmente en niños de piel sensible. La Dra. Claudia Moreno sugiere el uso de compresas frías y aloe vera para calmar las quemaduras, siempre y cuando no haya alergias conocidas.

El grado de quemadura solar varía según la exposición, el horario solar y la protección utilizada. Puede clasificarse desde leve-moderada, con piel rosada y dolor, hasta moderada-severa, caracterizada por enrojecimiento intenso, ampollas y fiebre.

Además de las quemaduras, la exposición solar puede resultar en piel bronceada, manchas marrones y arrugas finas a corto plazo. A largo plazo, existe un riesgo potencial de cáncer de piel, resaltando la importancia de chequeos médicos regulares.

Síguenos en: Google News