728 x 90

Diabetes y el índice glicémico de los alimentos

Diabetes Myriams - Fotos en Pixabay

La Diabetes Mellitus, es considerada una de las pandemias metabólicas que ha causado 6.7 millones de muertes en 2021, equivalente a 1 muerte cada 5 segundos. De acuerdo a la Federación Internacional de la Diabetes (IDF), se proyectan para el 2045, 783 millones de adultos diagnosticados; actualmente en Centro y Sudamérica fueron reportados 34 millones. Según la Encuesta Nacional de Salud del 2016- 2017, Chile figura como el segundo país latinoamericano con mayores casos, afectando a más del 12,35% de la población. 

De acuerdo con la Asociación Americana de la Diabetes (AAD), las personas con Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2), generaron un gasto de atención sanitaria de 966.000 millones de dólares en 2021.  No obstante, la investigación en los últimos años ha permitido determinar que los hábitos nutricionales juegan un rol clave en la patogénesis de esta enfermedad y que, puede conducir al desarrollo de otros factores de riesgos determinantes en su incidencia.  

Las estrategias nutricionales son una piedra angular en el tratamiento de esta patología. Uno de los enfoques relevantes es el índice glicémico (IG) de los alimentos y su efecto en el organismo. Este indicador, permite predecir el impacto glicémico post-prandial, como una forma de evaluar la calidad de carbohidratos de un alimento; categorizándolo en alto, medio y bajo según la velocidad de absorción. 

 Al sustituir un alimento con un IG alto, por otro con IG más bajo, se genera una disminución de la glucemia, lo que proporciona una forma de expresar el efecto glucémico potencial de una comida.  Los alimentos con carbohidratos capaces de ser digeridos, absorbidos y metabolizados rápidamente se consideran de IG alto e70 en la escala de 0 a 100, utilizando a la glucosa como referencia. Los que están entre 55-70 se consideran de IG intermedio, mientras que los de IG bajo corresponden a un valor de d55.  

Así, un alimento de alto IG como las bebidas azucaradas o golosinas, elevarán la glicemia rápidamente, mientras que los alimentos con bajo IG, como una manzana o kiwi elevarán la glicemia, lentamente. Estas pruebas se realizan en un laboratorio con voluntarios sanos, midiendo la glicemia cada 15 minutos durante dos horas, después de ingerir un alimento. Actualmente, queda mucho por investigar sobre este indicador en diabéticos, especialmente en la respuesta a novedosos productos específicos para controlar la glicemia en la Diabetes. 

El índice glicémico, es útil en enfermedades cardiovasculares, obesidad, cáncer y principalmente, en la diabetes. Por ello, su determinación, es relevante para establecer regímenes nutricionales efectivos en individuos con este tipo de patologías, pues permiten reducir el impacto glicémico postprandial sin la restricción total de CHO en la dieta.  

Investigadores de prestigiosas universidades, han elaborado tablas internacionales con los valores de IG de más de más de 2.000 alimentos y/o productos de diferentes países; sin embargo, hasta la fecha, preparaciones tradicionales chilenas no han sido incluidas en ella. Es por ello que, en la Escuela de Nutrición de la Unab, en Concepción, se proyecta la creación de un laboratorio de Investigación, útil para determinar este indicador, que permitan relacionarlo con parámetros como apetito, saciedad y hormonas, cuyos hallazgos permitirán crear promoción de salud, y vincular la academia con la industria alimentaria. 

Lisse Angarita Dra. en Nutrición y Metabolismo Investigadora Universidad Andrés Bello sede Concepción 

Síguenos en: Google News