728 x 90

Dolor lumbar persistente

 Daniela Arias Mora, Unab
Daniela Arias Mora Unab

Columna de Daniela Arias Mora, docente Kinesiología de la Universidad Andrés Bello.

El dolor lumbar es una condición es altamente prevalente y una de las principales causas de discapacidad en el mundo, se estima que 8 de cada 10 personas sufrirá dolor lumbar al menos una vez en su vida. Algunas de estas personas resolverán su situación sin apoyo adicional, pero en la otra parte podría presentarse de forma recurrente.

En Chile, las personas con dolor lumbar persistente alcanzan un 6,2% de la población, representando un importante problema de salud pública debido al alto impacto en la funcionalidad de las personas, limitando actividades de la vida diaria, las relaciones sociales e incluso en la calidad del sueño, generando discapacidad laboral y altos costos económicos asociados.

El dolor lumbar se entiende como un síndrome musculoesquelético, que se caracteriza por dolor, tensión o rigidez, localizados en la zona lumbar, sacra o glútea, y que en ocasiones puede ir acompañado de dolor irradiado a la pierna, y es considerado como crónico cuando persiste más allá de 3 meses.

Frecuentemente se atribuye las causas del dolor lumbar a alteraciones anatómicas como escoliosis, discopatías o alteraciones posturales, también puede aparecer secundario a otra condición de salud. Sin embargo, se ha evidenciado que en un 95% de los episodios de dolor lumbar las causas son multifactoriales, denominándose dolor lumbar inespecífico, donde interactúan factores biológicos, psicológicos y sociales. En muchas ocasiones puede verse gatillado o incrementado por las preocupaciones, el estrés o incluso por no tener un diagnóstico claro, también puede influir la situación socioeconómica, siendo necesario un abordaje bio-psicosocial.

Para el manejo del dolor lumbar persistente, es necesario un abordaje interdisciplinario y centrado en la persona, considerando una mirada biopsicosocial, incorporando educación, terapia farmacológica, psicológica, nutricional y terapia kinesiológica.

Las recomendaciones para abordar el dolor lumbar inespecífico persistente son, en primer lugar, mantenerse activo e incorporar a la rutina diaria un plan de ejercicios. Incluso si el dolor se hace presente, la recomendación es mantenerse en movimiento.  Muchas veces los usuarios mencionan que no tienen recursos ni tiempo para hacer ejercicio, pero es posible hacerlo en casa usando objetos cotidianos. 

Mantener hábitos saludables: Además de mantenerse activo, es importante incorporar una alimentación saludable y dejar de fumar.

Es importante hacer pausas si el trabajo que realiza le obliga a permanecer con posturas mantenidas por largos periodos. Se sugiere cambiar de postura.

Es clave, además, manejar el estrés y mejorar el sueño.  Si bien el ejercicio puede contribuir, en caso de ser necesario la persona debe ser asesorada por un profesional capacitado. Es aconsejable siempre consultar a un especialista, las búsquedas en la web pueden resultar en autodiagnósticos errados, generando en las personas miedo, catastrofismo e incluso aumentando la percepción del dolor.

Síguenos en: Google News

< div id="nextPost">Cargando < /div>