728 x 90

Desentrañando el misterio del factor de protección solar: ¡Tu guía para una piel protegida!

Bloqueadores Farmacias Ahumada

Con la llegada de los meses más soleados, el interés por adquirir protectores solares se dispara, a pesar de que los expertos insisten en su uso constante a lo largo del año. La elección del factor de protección solar (FPS) puede resultar confusa para muchos, con la incertidumbre de si un FPS 20, 30 o 50 es realmente necesario. ¿Qué significan estos números y cómo afectan a nuestra piel?

La historia de estos números se remonta a 1975, cuando se creó una clasificación de tipos de piel basada en tonalidad, propensión a quemarse y capacidad para broncearse, conocida hoy como fototipo. Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada, nos guía a través de la conexión entre el fototipo y el FPS. Estos números, lejos de ser arbitrarios, multiplican el tiempo que nuestra piel puede tolerar la exposición al sol sin daños.

El FPS es esencialmente un multiplicador de minutos de exposición al sol sin protección. Para comprenderlo mejor, si una persona con piel clara puede estar solo 10 minutos al sol sin quemarse, aplicar un protector FPS 30 le permitirá prolongar ese tiempo hasta 300 minutos. Pero, ¿por qué variar los factores? La respuesta radica en la diversidad de tipos de piel y en el índice de radiación ultravioleta.

Foto embed
Protector solar - Farmacias Ahumada

Según Paula Molina, el fototipo es clave para determinar el factor de protección solar adecuado. Las pieles claras deben optar por factores más altos, mientras que se recomienda que el FPS no sea inferior a 30 para todos. Además, la elección del protector debe considerar un amplio espectro de protección, abarcando tanto los rayos UVA como los UVB.

Sin embargo, Molina advierte que estos valores provienen de pruebas en condiciones óptimas, y varios factores pueden afectar su eficacia. Desde la cantidad de producto aplicado hasta la sudoración, el contacto con agua o arena, y la fricción con la ropa, todos desempeñan un papel crucial.

A pesar de décadas de campañas de prevención, un estudio reciente revela que solo el 69% de los chilenos utiliza protector solar durante todo el año. ¿Cuál es la clave para una protección efectiva? Más allá del factor elegido, la aplicación en cantidad generosa 30 minutos antes de la exposición es esencial. Reaplicar cada dos horas, después de nadar o sudar, y cubrir todas las zonas expuestas directamente al sol son prácticas cruciales.

Paula Molina enfatiza que el uso del protector solar no debe limitarse a la temporada de verano. Además, insiste en adquirir productos en lugares establecidos, con registro sanitario del Instituto de Salud Pública, garantizando su eficacia y autenticidad. Recordemos que la protección solar no solo previene quemaduras y envejecimiento prematuro, sino que también reduce el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Síguenos en: Google News