728 x 90

¿Qué es el hongo Candida auris y por qué es tan peligroso?

Candida auris Internet

Preocupación en las autoridades de salud por el patógeno fúngico Candida auris, el cual, según una reciente publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), representa un alto riesgo debido a sus graves consecuencias para la salud y su resistencia a los fármacos.

Este hongo puede causar infecciones sanguíneas y de otros tipos, especialmente en pacientes internados en centros asistenciales. Sus consecuencias han alertado a países como Estados Unidos, donde se ha informado la rápida propagación de este patógeno en distintos hospitales.

El doctor en Ciencias Biológicas y académico de la Universidad de Talca, Sergio Wehinger, explicó que, "el Candida auris es un hongo asociado a la región asiática, donde probablemente comenzó, pero ya se ha expandido a todo el mundo, incluido Chile, donde se detectaron los primeros casos en 2019".

Según el docente, no existen muchos estudios al respecto, pero en el país ya existirían algunos contagios. "Al parecer, la prevalencia no es muy alta comparada con países asiáticos, pero sin duda alguna, ya llegó, y se han reportado casos publicados incluso en revistas médicas", informó.

La diferencia de éste con otros patógenos similares es su difícil tratamiento. "Puede llegar a ser complicado porque se ha visto que es bastante resistente a los antimicóticos, que son los fármacos con los que se tratan las infecciones por hongos", alertó el académico, quien agregó que entre los antifúngicos que están funcionando se encuentra un grupo denominado "equinocandinas", que son relativamente nuevos y que inhiben la síntesis que se produce en la pared de este microorganismo.

En cuanto a la sintomatología y signos, estos varían de acuerdo con el lugar donde se produzca la infección, lo que puede ocurrir en la piel, en el aparato gastrointestinal y respiratorio, o en las vías urinarias. "Por lo general, una vez que se disemina por el cuerpo, pueden llegar a producir fiebre, decaimiento general y compromiso de la vida del paciente", señaló Wehinger.

Aunque cualquier persona puede contraer esta infección, quienes tienen el sistema inmunológico deprimido son los más susceptibles. "Enfermos que están en el sector nosocomiales, hospitales, clínicas, son los más expuestos; también pacientes con sida, con tratamiento antitumoral o con un trasplante también son más propensos", detalló.

En el caso de personas sin patologías, el riesgo es menor. "La mayoría de ellas lo hace de una forma poco sintomática, pero nadie está libre de complicarse y eventualmente poder hacer una infección más grave", sostuvo.

Según explicó Wehinger, para evitar los contagios con este hongo es necesario que se tomen algunas medidas. "Un factor de riesgo muy importante es no automedicarse. Por ejemplo, si estamos tratando con antibióticos, barremos con la microbiota intestinal y podemos dejar vía libre a que patógenos oportunistas, como la Candida auris, puedan establecerse y producir una infección", explicó.

En los centros hospitalarios, es importante seguir rigurosamente los protocolos de higiene y limpieza para evitar la propagación de la Candida auris. Además, se debe tener cuidado al utilizar dispositivos médicos invasivos, como catéteres o ventiladores, que pueden facilitar la entrada del hongo al cuerpo.

En resumen, la Candida auris es un patógeno fúngico de alto riesgo que puede causar infecciones graves y que se ha expandido por todo el mundo, incluyendo Chile. Aunque la prevalencia no es muy alta en comparación con países asiáticos, ya se han detectado casos en el país. Es importante tomar medidas para prevenir su contagio, como evitar la automedicación, respetar los tratamientos prescritos por el personal médico, seguir los protocolos de higiene en los centros hospitalarios y tener cuidado al utilizar dispositivos médicos invasivos.

Síguenos en: Google News