728 x 90

¿Te cuesta ver de noche? Entonces puedes estar padeciendo de retinosis pigmentaria

Referencial Ksenia

Dentro de la amplia gama de problemas que una persona puede sufrir a la vista, la miopía, el astigmatismo, la presbicia y las cataratas se consideran como las más comunes, lo que no significa que existan otras patologías que se puedan manifestar de formas bastante parecidas.

En esa lista se encuentra la retinosis pigmentaria. Esta enfermedad se produce por mutaciones genéticas, tanto hereditarias como no hereditarias, que van desgastando progresivamente la retina, capa del ojo encargada de transformar la luz en impulsos nerviosos y enviarlos al cerebro para que se conviertan en las imágenes que vemos. 

¿Cómo se manifiesta la retinosis pigmentaria? El Dr. Aldo Muñoz, oftalmólogo de Clínica Las Condes, explicó que existen varios síntomas particulares de esta afección, aunque también hay otros que podrían llevar a la confusión con problemas de visión diferentes. Entre las expresiones más típicas, se encuentran: 

  • Problemas para ver de noche o en lugares con poca luz. 
  • Pérdida progresiva de la visión periférica o lateral. 
  • Pérdida de la visión central que puede implicar la imposibilidad de leer, a medida que avanza el tiempo. 

Según detalló el especialista, estos síntomas se presentan generalmente en la infancia y se van acentuando con la llegada de la edad adulta, aunque muchos pacientes los ignoran al no tener antecedentes familiares, por lo que la enfermedad sigue avanzando de forma silenciosa. Se deben hacer exámenes específicos para evaluar el funcionamiento de la retina frente a casos de pérdida de visión nocturna o periférica, explicó. 

Los datos más recientes publicados por el Servicio Nacional de Discapacidad (SENADIS) reflejan que, en nuestro país, hay cerca de 6.000 personas que sufren de algún grado de retinosis pigmentaria. A nivel mundial, los casos se calculan en cerca de 1,5 millones. 

¿Cómo lidiar con la retinosis pigmentaria? 

Respecto a los tratamientos para esta patología, el oftalmólogo comentó que lamentablemente, por el momento no hay tratamientos para curar esta enfermedad. Sólo logramos tratar algunas complicaciones como las cataratas y el edema macular-líquido dentro de la retina. 

Al no tener una cura, el experto de CLC hizo un llamado a mantener la periodicidad en los chequeos, con el objetivo de conseguir un diagnóstico precoz en caso de que una persona, especialmente los niños, pueda padecer retinosis pigmentaria.  

El primer control oftalmológico para los niños debería ser a los 4 años, siempre y cuando no se presente algún problema antes. Si ese control no arroja malos resultados, lo adecuado es realizar una revisión cada 2 años. Sin embargo, frente a cualquier sospecha de estrabismo o la presencia de síntomas como brillo raro en la pupila, pupila blanca, lagrimeo con fotofobia, ojos entrecerrados, que el niño se acerque mucho para mirar u ojos que se mueven como si bailaran, es importante consultar con un especialista, independiente de la edad del niño, cerró el profesional. 

Síguenos en: Google News