728 x 90

Cáncer de mama: Cada mujer tiene al menos 12% de probabilidades de padecerlo

Cáncer de mama Angiola Harry

El cáncer es una enfermedad que lidera las listas de mortalidad en todas partes del mundo. Esta patología cuenta con la triste marca de ser la que más personas mata a nivel mundial, con casi 10 millones de defunciones asociadas en 2020, según los últimos datos actualizados por la Organización Mundial de la Salud.

Si estos datos comienzan a desglosarse entre los distintos tipos de cáncer, se puede encontrar al cáncer de mama como el más común en todo el planeta, una enfermedad que afecta principalmente a mujeres. De hecho, en ese sentido, el 16% de todos los cánceres detectados en mujeres del mundo corresponden a mama, mientras que, a nivel nacional, esa cifra aumenta hasta el 20,9% de todos los diagnósticos de cáncer en mujeres.

Octubre es el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama por la OMS, y en ese contexto, los especialistas Dr. Suraj Samtani y Dr. Juan Manuel Donaire, miembros del Centro del Cáncer de Clínica Las Condes, se refirieron a todos los datos relevantes a tener en cuenta respecto a esta patología, tanto en Chile como en el mundo.

En términos numéricos, los datos más recientes muestran que la incidencia del cáncer de mama en Chile fue de 5.331 casos nuevos a lo largo del 2020, todos correspondientes a mujeres. Además, en ese mismo período de tiempo, se reportaron 1.674 fallecimientos asociados a esta patología, lo que la convierte en el sexto tipo de cáncer más mortal en nuestro país.

Hoy se maneja mucho la idea de que el riesgo de la mujer es un riesgo individual y se puede evaluar. Si hay antecedentes familiares, nosotros podemos medir si la persona está dentro de un riesgo promedio. Cada mujer, por el solo hecho de nacer mujer, tiene una probabilidad de 12% de tener cáncer de mama. En casos con antecedentes familiares, usando modelos matemáticos se puede calcular si es que existe un riesgo alto, sobre el 21%. Si la persona está en ese porcentaje, podemos planificar un seguimiento desde antes de los 40 años, que es la edad promedio en que se inician los exámenes, y ver si vale la pena hacer más exámenes aparte de la mamografía de rigor, detalló el Dr. Donaire.

No existe claridad respecto a las causas de origen del cáncer de mama. Según comentó el Dr. Donaire, cerca de un 80% de los casos no tiene una causa evidente, mientras que sólo una porción cercana al 20% se puede vincular a factores hereditarios o alteraciones genéticas.

Dentro de las posibles causas hereditarias, se encuentran algunos síndromes hereditarios, tales como la mutación del gen BRCA. En esos pacientes hay que realizar una revisión previa, un chequeo preventivo y a corta edad, antes de los 40 años, explicó sobre esto el Dr. Samtani.

Más allá de esta mutación, existe una lista de factores de riesgo genéticos que deben ser considerados entre las mujeres como alertas de un posible cáncer de mama en el futuro, entre los que se cuentan: 

  • Menarquia precoz, antes de los 12 años. 
  • Menopausia tardía. 
  • A mayor edad, mayor riesgo de padecer cáncer de mama. 
  • Antecedentes familiares de cualquier tipo de cáncer. 

Factores de riesgo no hereditarios 

Junto a las causas mencionadas anteriormente, también hay otros factores de riesgo no genéticos que deben ser tomados en cuenta, e idealmente, controlados a tiempo para evitar consecuencias: 

  • Obesidad, sobre todo en la menopausia. 
  • Aumento en el porcentaje de grasa. 
  • Consumo de alcohol. 
  • Sedentarismo. 

La importancia de la detección precoz 

Teniendo en cuenta que hay mujeres que por disposición genética pueden estar más expuestas a sufrir cáncer de mama, es muy importante no solo tomar medidas de cuidado, sino que aprender respecto a los exámenes y autoexámenes y su importancia de cara a una eventual detección temprana de la enfermedad, lo que puede ayudar a mejorar el diagnóstico, el tratamiento y la posterior sobrevida.

En ese sentido, el Dr. Donaire comentó que el diagnóstico precoz se logra con la mamografía. El examen físico o autoexamen ayuda a conocerse, a pesquisar los cánceres que pueden aparecer entre mamografía y mamografía, denominados cánceres de intervalo y que muchas veces son más agresivos. Puede suceder que una paciente se hizo la mamografía y 3 meses después descubrió un nódulo.

De este modo, el llamado realizado por ambos profesionales fue a mantener los chequeos periódicos, con el ritmo de una mamografía al año a partir, idealmente, de los 40 años. En Chile, el sistema de salud cubre de manera gratuita la realización de una mamografía cada 3 años a partir de los 50 años. 

Por último, entre los síntomas más comunes del cáncer de mama a los que hay que prestar atención, con o sin diagnóstico de por medio, se encuentran los siguientes: 

  • Dolor en la mama. 
  • Aparición de un nódulo. 
  • Úlceras en la mama. 
  • Lesiones cutáneas. 
  • Enrojecimiento en la zona. 
  • Ganglios palpables. 
  • Secreción hemática por el pezón. 
  • Piel de naranja. 
  • Asimetría. 
  • Retracción del pezón. 

Síguenos en: Google News